Ir a la edición completa
elEconomista.es
Jueves, 16 de Agosto de 2018 Actualizado a las 12:47

Olvídate del microondas: esta es la mejor manera de recalentar la pizza

12:25 - 11/08/2018 Actualizado: 14:25 - 11/08/18
Pizza-microondas.jpg

Hay quienes afirman que no hay nada más satisfactorio que abrir la nevera, descubrir que ha sobrado pizza de la noche anterior y coger una porción fría para comerla como desayuno. Sin embargo, otros prefieren esta delicia italiana caliente, crujiente y con el queso derretido en la parte superior.

El verdadero problema -si realmente se le puede llamar problema- es encontrar la mejor manera de recalentar la pizza. A veces solo deseamos recuperar los sabores originales y hacer que la masa vuelva a crujir en el paladar. Pero, ¿cómo deberíamos hacerlo? Afortunadamente para ti, hoy explicaremos la mejor manera de recalentarla.

En primer lugar, debes saber que el método no es el único factor en juego en cuanto a cómo va a saber el dia siguiente; como se guarda la pizza en la nevera también es importante. La mayoría de personas simplemente lo almacenan en una caja de plástico y lo meten en el refrigerador.

Si bien es una opción de lo más aceptable, la mejor manera de guardar la pizza es colocar un plato con papel de cocina y luego poner una porción encima. Después se cubre todo el plato con plástico transparente; esto asegurará la máxima frescura.

La mejor manera de recalentar la pizza

Es probable que lo más fácil y rápido para recalentar la pizza sea meter las porciones en el microondas, pero con este método sale húmeda, gomosa y no le hace justicia a los sabores originales. Cuando solo necesitas calentar una rebanada o dos, el truco está en utilizar una sartén.

Has leído bien; una sartén se calienta rápidamente, pero no hasta el punto como lo hace un horno. La clave de este método es asegurarse de que la pizza esté cubierta con una tapa mientras se recalienta. Esto atrapa el vapor y mantiene húmeda la parte superior, ayudando a volver a derretir el queso. Y no te preocupes, la base no se quemará. De hecho, la corteza se vuelve crujiente de nuevo, a veces incluso más de lo que originalmente era.

Pasos que debes seguir

Para recalentar la porción de pizza, busca una sartén lo suficientemente grande como para que la rebanada quepa dentro. Es preferible que sea antiadherente, ya que el queso puede derretirse hasta tocar la base, pero las normales y las de hierro fundido también son una buena opción.

A continuación, coloca la porción de pizza en la sartén, acopla una tapa encima y caliéntala a fuego medio. No es necesario precalentar, simplemente espera seis minutos y revisa la pizza: la base debe estar crujiente y el queso derretido. Si no es así, cocina por unos minutos más.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales