Ir a la edición completa
elEconomista.es
Lunes, 20 de Noviembre de 2017 Actualizado a las 18:09

El 47% de los gestores de bolsa europea bajó su exposición a España en octubre

7:12 - 15/11/2017
cataluna-paisaje-nubes.jpg

España perdió peso en las carteras de casi la mitad de los fondos de bolsa europea durante el mes de octubre, según datos de Morningstar, coincidiendo con la tensión política desatada por el proceso independentista catalán. A medida que el Ibex 35 acusaba peor comportamiento que Europa, abriendo una brecha que alcanza ya los 8 puntos desde junio, el 47% de los gestores optaba por reducir su exposición a la renta variable de nuestro país el mes pasado, frente al 37% que la subió o el 16% que no la varió.

Hasta el 9 de junio, el día en que Carles Puigdemont anunció la fecha para celebrar el referéndum ilegal, el principal selectivo de la bolsa española regaba las carteras con rentabilidades superiores al 17%. Por entonces, el Ibex 35 era el índice más alcista de Europa. Hoy, en cambio, arroja un retorno del 7%, 10 puntos menos, y presenta un foco de incertidumbre por delante: las elecciones en Cataluña que se celebrarán el 21 de diciembre, que han llevado a algunos gestores a recoger beneficios y salvaguardar un buen año de mercado por lo que pueda pasar.

"Parecía haber un riesgo político alto tras el anuncio del referéndum no oficial independentista catalán, que afectaba al Ibex y a los diferenciales del bono español sobre el alemán. Pero, por el momento, ha sido contenido", explican desde UBS. Otra prueba de que esa tensión pasó factura a la bolsa española es que, en octubre, los fondos de renta variable europea bajaron el peso de España en sus carteras hasta el 5,41%, la cifra más baja de los últimos cuatro meses según los últimos datos disponibles en Morningstar.

Desde que el Gobierno activara el artículo 155 y convocase esas elecciones, no obstante, "los mercados han reaccionado positivamente", señalan en Bank of America Merrill Lynch (BofAML), a la vez que recuerdan, también, que "el riesgo de una nueva escalada de la tensión ha disminuido en el corto plazo", ya que "al menos hay una salida (elecciones), que proporcionan un espacio para respirar". Sin embargo, tras las elecciones del 21-D, uno de los peligros que podrían acechar a la bolsa española derivado de estas es, según UBS, la celebración de elecciones anticipadas en España, aunque Mariano Rajoy aseguró ayer que no es la intención del Gobierno. "No deberían ser antes de 2020", apuntan, "pero la incertidumbre sobre Cataluña implica un mayor riesgo de elecciones anticipadas a nivel nacional".

Con ese acontecimiento puesto en la lista de posibles riesgos en el mercado español, no solo los gestores de bolsa europea bajaron su peso a España en octubre. Casi un tercio de los que gestionan renta variable global hizo lo propio, según Morningstar, frente al 26% que la elevó -el resto no realizó ningún cambio-.

Se reduce el miedo

Ese menor apetito hacia España en octubre que se constata ahora con la exposición de los gestores a la bolsa española la anticipaba ya la encuesta de BofAML del mes pasado, en la que se reflejaba que únicamente el 5% de los gestores sobreponderaría España en 2018 frente al 15% de septiembre. En noviembre, sin embargo, cerca del 20% la sobrepondera. Es, de hecho, el tercer país que más gusta de Europa tras Alemania y Francia.

Si se elimina el ruido político, la fotografía que deja el Ibex 35, que iguala su peor racha histórica de caídas tras diez días en rojo, es la de un índice que arroja el mayor potencial de Europa, superior al 10%, según Bloomberg, y por el que el inversor tardará 13,2 años en recuperar su inversión por la vía de los beneficios esperados para el año que viene, menos de lo que exigen otros índices europeos.

Detrás de ese PER hay una expectativa de beneficios creciente. A pesar de que se ha deteriorado ligeramente desde junio, con el inicio del proceso independentista, el consenso de mercado prevé que las ganancias del Ibex 35 se eleven un 7,4% el año que viene respecto al actual, hasta alcanzar los 47.900 millones de euros. Las únicas cotizadas que se prevé que no sigan su estela y recorten sus ganancias serán Repsol, Ferrovial, Técnicas Reunidas, Siemens Gamesa, Enagás, ArcelorMittal y Colonial.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales