Ir a la edición completa
elEconomista.es
Lunes, 20 de Noviembre de 2017 Actualizado a las 17:54

Sólo uno de cada 10 españoles confía ya en que cobrará una pensión pública

14/11/2017 - 14:25
ahorrojubilacion770x420.jpg

Una mayoría de españoles dice estar preocupado por su futura pensión de jubilación, de hecho, creen que tendrán que trabajar más años, aunque para evitarlo ni ahorran más ni tampoco se informan sobre lo que cobrarán del Estado en un futuro. | El Gobierno quiere impulsar el ahorro en planes de pensiones

Hay una preocupación sobre la mesa y no es otra que la viabilidad sobre el futuro de nuestras pensiones ante una realidad demográfica incuestionable. "En las próximas décadas se va a ir jubilando la denominada generación del baby boom, lo que generará una mayor presión sobre los ingresos del sistema", afirmó David Carrasco, director del Instituto BBVA Pensiones, durante la presentación de la V Encuesta BBVA sobre la jubilación y los hábitos de ahorro. Para mediados de siglo, según sus cálculos, un tercio de la población española será receptora de una pensión, frente a los 9,5 millones actuales. Y esto supone un problema que no escapa a la percepción de los españoles, aunque no estén haciendo mucho por prevenirlo.

Casi la mitad de los encuestados dice no ahorrar, independientemente de cuál sea la finalidad de ese dinero. Pero, de los que sí lo hacen, tan sólo 3 de cada 10 dicen destinar parte de sus ingresos de cara a planificar su jubilación. Para ellos, la edad adecuada para empezar a hacerlo serían los 34,4 años, aunque de facto la edad real se sitúe unos diez años más tarde.

Ahora bien, de entre quienes no ahorran existen grandes diferencias por edades que justifican su falta de incentivos para hacerlo. Entre los más jóvenes, en una franja que va de los 18 a los 39 años, la mayoría lo justifica por el tiempo que todavía queda para dejar de trabajar; mientras que los encuestados de entre 40 y 65 años dicen no verse capaces de ello por motivos económicos.

Pero si hay una cosa en común entre ellos es que la inmensa mayoría no tiene ninguna confianza en la pensión pública. De hecho, solo uno de cada 10 dice tener depositadas sus esperanzas en que sea el Estado quien le garantice una jubilación con ingresos. No obstante, son los más mayores, quienes tienen más de 60 años, quienes se muestran más confiados con el Estado ya que un 25% de ellos sí piensa que su pensión pública cubrirá sus necesidades; mientras que para los menores de 49 años este porcentaje cae hasta el 12% e, incluso, se reduce al 2% para los menores de 30 años.

Expectativas vs realidad

"El deseo de los españoles sería jubilarse a los 60,4 años, pero realmente piensan en que lo harán con 67", aseguró Carrasco. A pesar de que los encuestados son conscientes de la situación por la que atraviesa el sistema público de pensiones -8 de cada 10 dice estar preocupado de cara a su jubilación-, un 70% de ellos se muestra poco o nada informado al respecto. El círculo más cercano, familia o amigos y el asesor del banco siguen siendo las fuentes principales de información para la mayoría de los españoles.

De hecho, esta incertidumbre es mayor si consideramos que, de los que dicen estar al corriente de la situación de las pensiones, la inmensa mayoría de ellos erran el tiro. Un 40% directamente no sabe qué pensión media existe actualmente en España. De entre los que sí, un 60% está claramente equivocado al pensar que se sitúa en los 773 euros de media, frente a los 1.068 euros al mes que son realmente. "Infraestimamos la pensión real en unos 300 euros", aseveró el director del Instituto BBVA de pensiones. De ahí que 4 de cada 10 piense que no percibirá ingresos suficientes para vivir de manera holgada una vez deje de trabajar.

Soluciones

"Para nuestra gran sorpresa los españoles son bastante favorables a la idea de que se introduzca una mayor responsabilidad personal. Hay un porcentaje importante de personas dispuestas a explorar, al menos, otras opciones", aseguró Elisa Chuliá, de la Dirección de Estudios Sociales de FUNCAS. "La sociedad no es tan hostil a la idea de que cada cual reciba según lo aportado", concluyó.

Este concepto está basado en el renombrado modelo sueco basado en una suerte de pensión individualizada. Según Carrasco, con él se logra "percibir las cotizaciones como un ahorro y no como un impuesto", además de que es más "fácil" de comprender porque se conoce en todo momento cuánto se lleva aportado. Este sistema, sucintamente, funciona por medio de aportaciones a una especie de mochila individual que, además, genera una rentabilidad anual calculada en base a la evolución de los salarios.

Una de las conclusiones que arroja la encuesta es que 7 de cada 10 españoles preferiría cobrar su pensión según lo que cotiza y que sea cada persona la que decida el momento de su jubilación, por sólo el 11% que optaría por reducir el importe de las pensiones y un 8% que preferiría retrasar la edad de jubilación.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales