Ir a la edición completa
elEconomista.es
Lunes, 20 de Noviembre de 2017 Actualizado a las 18:04

Warren Buffett ya tiene sucesor y abre la puerta a futuros dividendos

Jose Luis de Haro (Nueva York) | 1/03/2015 - 21:15 Actualizado: 06:15 - 2/03/15
sucesores.jpg

Durante décadas, el Oráculo de Omaha, Warren Buffett, ha agasajado a sus feligreses en Berkshire Hathaway con su esperada misiva, donde el octogenario hace balance sobre la marcha del negocio. En su carta número 50, el segundo hombre más rico del planeta definió 2014 como "un buen año" lastrado, eso sí, por las operaciones ferroviarias de BNSF Railway Company. "Durante el año, BNSF decepcionó a muchos de sus clientes. Estos distribuidores dependen de nosotros, y fallos en nuestro servicio pueden hace mucho daño en sus negocios", advirtió este gurú de las finanzas.

Aún así, Berkshire incrementó su valor en 18.300 millones de dólares el año pasado, una cifra nada desdeñable pero donde el toque mágico de este Rey Midas se quedó corto del lado de los beneficios. El conglomerado generó un beneficio neto de 4.160 millones de dólares o 2.529 dólares por acción de Clase A, por debajo de los 4.990 millones de dólares, o 2.297 millones de dólares registrado en el ejercicio previo.

Números a un lado, Buffett puso toda la atención en el futuro afirmando, entre otras cosas, que la espectacular rentabilidad de su conglomerado no será sostenible a largo plazo. "La malas noticias son que los beneficios a largo plazo de Berkshire, medidos como un porcentaje, no en dólares, no se acercarán a los registrados en los últimos cincuenta años, nuestras cifras son demasiado grandes", reconoció.

Una pelea de dos en la sucesión

En este sentido dijo que los beneficios y los recursos de capital de Berkshire llegarán a tocar techo y no permitirán a los gestores de la compañía reinvertir todos los beneficios que genera este descomunal monstruo de los negocios, considerada una de las cuatro compañías más grandes del mundo. Curiosamente, Buffett, poco amigo de los dividendos y la recompra de acciones, abrió la puerta de la retribución a sus accionistas, en una carta donde también dijo que Berkshire ya cuenta con "la persona correcta" para sucederle como capitán de la compañía, el día que fallezca o decida jubilarse por completo.

"En algunos aspectos importantes, la persona elegida hará un mejor trabajo que el que yo hago en estos momentos", advirtió Buffett. Recordemos que este hombre de 84 años y una fortuna de 68.000 millones de dólares, pondrá en manos de su hijo Howard la presidencia no ejecutiva de Consejo de Berkshire cuando decida retirarse. Este hecho garantizará que la compañía salga a flote "incluso si se elige a un consejero delegado incorrecto?. "Si esto ocurriera el presidente del Consejo debe ser efectivo y reaccionar con fuerza", señaló.

En un mensaje paralelo, Charles Munger, el vice presidente del Consejo de Berkshire, redujo a dos la lista de candidatos a tomar el testigo de Buffett. Por un lado, Ajit Jain, que actualmente dirige parte del negocio de aseguradoras de la compañías y, por otro, Greg Abel, capitán de las operaciones energéticas de Berkshire. "Ajit Jain y Greg Abel son gestores con gran experiencia y de primera clase", afirmó Munger.

Buffett, quien tomó las riendas de Berkshire en 1965, advirtió que en los próximos 10 o 20 años, los gestores de Berkshire deberán decidir cuál será el mejor método para distribuir los beneficios que la compañía no pueda reinvertir de forma "inteligente". "Podría se un dividendo, recompra de acciones o ambos", matizó en su famosa carta. A finales de 2012, Berkshire recompró acciones por valor de 1.300 millones de dólares dado que sus títulos operaban por debajo del 120 por ciento del valor de su balance. Las acciones de Berkshire cerraron el viernes a 221.180 dólares, lo que supone 1,5 veces el valor del balance de la compañía, es decir, todos sus activos menos los pasivos.

"Los directores de Berkshire sólo autorizarán la recompra de acciones a un precio que crean que está muy por debajo de valor intrínseco", escribió Buffett. "Si las acciones de Berkshire se venden por debajo del valor intrínseco del negocio, la recompra masiva de acciones se perfila casi seguro como la mejor opción?, añadió.

Berkshire Hathaway es una sociedad con portafolio sin precedentes que incluye más de 80 empresas y una cartera de acciones por valor de 117.000 millones de dólares. Buffett es conocido por dejar que administradores gestionen los distintos negocios sin interferencia alguna. De hecho, como señalaba el Wall Street Journal, en los últimos años, se ha diseñado un plan de sucesión que divide el papel de Buffett en tres puestos distintos.

De momento, el multimillonario ya ha elegido a dos gestores que eventualmente se harán cargo de elegir que acciones formarán parte de la cartera de inversión de Berkshire. Como se ha comentado previamente, Buffett ha propuesto a su hijo Howard, conocido por su faceta de agricultor, para convertirse en el presidente no ejecutivo de la compañía.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales