Ir a la edición completa
elEconomista.es
Miércoles, 25 de Abril de 2018 Actualizado a las 8:43

Lagarde predice la muerte de la mayoría de criptodivisas pero no será un riesgo para el sistema

18:40 - 16/04/2018
lagarde-gris-reuters.jpg

Coincidiendo esta semana con las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI), su directora Christine Lagarde ha aprovechado una entrada en el blog de la institución para realizar un análisis de las criptodivisas con el objetivo de no provocar lo que define como una criptocondena ni tampoco lo que considera una criptoeuforia. Aunque vaticina que muchas de las monedas digitales no sobrevivirán al "proceso de destrucción creativa". l El bitcoin es la mayor burbuja de la historia y se propaga como la gripe, según Bank of America

Aún así, la principal funcionaria del FMI reconoce que es inevitable comparar los bruscos vaivenes sufridos por el Bitcoin y otras divisas digitales con la burbuja de los tulipanes del siglo XVII o más recientemente con el entusiasmo de las puntocom a finales de la década de los 90.

"Con más de 1.600 criptoactivos en circulación, es fácil pensar que muchos no lograrán sobrevivir al proceso de destrucción creativa", escribe Lagarde, quien ya hablado en otras ocasiones sobre el lado oscuro del Bitcoin y otras criptomonedas vinculadas al lavado de dinero y la financiación del terrorismo.

La revisión preliminar que elabora el FMI concluye que dada su todavía pequeña huella y sus enlaces limitados al resto del sistema financiero, las criptodivisas "no representan un peligro inmediato". Aún así, sus expertos recomiendan a los reguladores vigilar esta clase de activos debido al potencial que estos tienen de magnificar los riesgos de un apalancamiento elevado en el mercado y aumentar la transmisión de futuros shocks económicos en caso de acaben por integrarse entre los principales productos financieros.

Beneficios potenciales 

Dicho esto, en esta ocasión, con un tono más optimista, la directora gerente del FMI considera que como ocurrió con las puntocom, algunas de las tecnologías nacidas durante periodos de euforia llegaron a transformar nuestras vidas y en el caso de la criptodivisas, el impacto podría ser similar.

"Los criptoactivos que sobrevivan podrían tener un impacto significativo en cómo ahorramos, invertimos y realizamos pagos", recalca Lagarde quien recomienda a los políticos "mantener una mente abierta y trabajar hacia un marco regulador imparcial" que minimice los riesgos al tiempo que permita "dar sus frutos al proceso creativo" actualmente en marcha.

Al respecto, Lagarde enumera algunos de los beneficios potenciales de activos como el Bitcoin y otras divisas digitales, como Etherum, Ripple o Litecoin. Recordemos que el mercado de las 100 criptodivisas más importantes mueve alrededor de 321.656 millones de dólares, según los últimos datos que recopila el portal Coinmarketcap. El Bitcoin sigue dominando algo más de 42% del mismo.

"Los criptoactivos permiten transacciones financieras rápidas y de bajo coste, posibilitando hacer operaciones al extranjero en cuestión de horas", señala la ex ministra de Finanzas gala. En este sentido, la máxima dirigente del FMI estima que si la emisión privada de criptodivisas sigue suponiendo riesgos, además de ser inestable, los bancos centrales deberían plantearse emitir "formas digitales de dinero".

Ventajas de la tecnología

Lagarde también indica que la tecnología detrás de las criptodivisas podría ayudar a los mercados financieros a funcionar de una forma mucho más eficiente. La directora del Fondo habla, por ejemplo de "contratos inteligentes" que podrían eliminar la necesidad de intermediarios. De hecho, la Australian Securities Exchange ha dicho que planea usar este tipo de tecnología para administrar algunas operaciones.

"El almacenamiento seguro de registros es otro uso prometedor", menciona la directora de la institución con sede en Washington mientras que en las economías en desarrollo estos avances "pueden ayudar a asegurar los derechos de propiedad, aumentar la confianza en el mercado y promover la inversión".

Para Lagarde, la revolución tecnológica que vive el sector financiero, bautizada como fintech y en la que se incluyen las critpodivisas y la tecnología blockchain, no eliminará la necesidad de contar con intermediarios, como brokers y banqueros pero sus aplicaciones descentralizadas permitirán una diversificación del sector y un ecosistema más eficiente y potencialmente más robusto a la hora de enfrentar riesgos y otras amenazas.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales