Ir a la edición completa
elEconomista.es
Miércoles, 18 de Julio de 2018 Actualizado a las 23:49

La ruta de Telefónica no vale al mercado: cae un 70% más que los otros gigantes

8:24 - 14/02/2018
telefonica

A falta de solo unos días para que Telefónica presente sus resultados del cuarto trimestre de 2017, el mercado sigue mostrando su desconfianza en la compañía. La teleco ha cumplido con los planes presentados tras la llegada de José María Álvarez Pallete, pero los inversores no se han conformado con ello y siguen castigando sus títulos, que el martes cedieron otro 1,45% hasta situarse por debajo de 7,5 euros, mínimos del año 2003.

La primera gran decisión de Pallete al frente de Telefónica la tomó a finales de octubre de 2016: recortar el dividendo, abandonar el scrip y centrarse en reducir su pasivo de manera orgánica, abandonando el objetivo de situar la ratio deuda/ebitda en 2,35 veces. En los primeros 5 meses estas medidas fueron bien recibidas por el mercado, llegando a subir casi un 15%, más que el resto de grandes del sector. Sin embargo, desde entonces ha entrado en una espiral de caídas que le ha llevado a ceder más de un 19% desde que se tomó la decisión. Esto es un descenso un 70% superior al 11% que cede de media el resto de grandes del sector. Aún así, tiene un potencial del 34% y una de sus mejores recomendaciones en 6 años.

Los analistas coinciden al señalar que las perspectivas para la industria no mejoran y que el elevado endeudamiento de la española complica más la situación. "Ha llegado un punto en el que parece que el mercado no ha comprado la estrategia de reducción de deuda de la compañía basada en la vía orgánica y le está exigiendo tomar medidas adicionales", explica Andrés Bolumburu, analista de Banco Sabadell. Iván San Félix, de Renta 4, resalta que la empresa "no tiene ningún catalizador ahora mismo" y cree que lo que más le podría "ayudar" sería "la venta de activos".

La reducción de la deuda

Desde su pico alcanzado en el segundo trimestre de 2016, la deuda de la compañía ha retrocedido en más de 5.300 millones de euros, hasta situarse en 47.222 millones de euros al cierre del tercer trimestre. Con la colocación del 40% de Telxius a KKR esta cantidad se reducirá en 1.275 millones adicionales en el cuarto trimestre, pero los inversores parecen seguir pidiendo algo más a Telefónica. En un entorno de subidas de la rentabilidad de la deuda, la carga de su pasivo es el mayor lastre para la cotización de la firma. Luis Padrón, analista de Ahorro Corporación, cree que "2018 va a ser un año de gestión estratégica. De dar algún golpe de timón, ir tomando medidas más radicales sobre la deuda como catalizador".

La compañía se dio de bruces con el regulador a la hora de intentar vender su filial británica a Hutchison, una operación con la que habría solucionado gran parte de sus problemas. Desde la teleco se ha reconocido la intención de colocar O2 en el parqué, pero su valoración ha caído un 22 % con respecto a la oferta de los asiáticos, hasta 10.500 millones por la debilidad de la libra, la mala situación del sector y la pérdida de la prima de control y de las sinergias. "La sensación es que Telefónica lleva 9 meses muy parada en cuanto a reestructuración del balance. Se ha vendido parte de Telxius, pero no se ha hecho nada más. Los inversores están preocupados sobre hacia dónde va", indican fuentes del mercado.

"La compañía parece insatisfecha con el precio actual de la acción. Esto podría, en nuestra opinión, desencadenar una revisión de las claves de la estrategia actual de Telefónica", explican en Credit Suisse. "Necesita evolucionar de su estrategia de desendeudamiento cuanto antes mejor en una industria que está cambiando rápidamente a su alrededor", concluyen desde la entidad helvética.

Con todo, un punto positivo a favor de la compañía es que cuenta con suficientes palancas que tocar para intentar solucionar sus problemas. "Nuestro escenario sugiere que podría haber mayores reducciones del apalancamiento de una potencial venta de los activos periféricos de Latinoamérica y una salida a bolsa de O2 en Reino Unido", indican desde Bank of America.

Desde el banco norteamericano calculan que podría captar en torno a 3.000 millones de euros de una colocación en mercado del 30% de su filial en Reino Unido y otros 3.000 millones mediante colocaciones de negocios no centrales de América Latina.

Aumentar autocartera

Según los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la autocartera de Telefónica es del 1,27%, el nivel más bajo de los últimos 4 años, siempre según los registros del regulador. Históricamente la autocartera de la empresa ha sido mucho más elevada y a mediados del año 2015, esta llegó a suponer el 3,72% del capital de la multinacional. Con los títulos de la teleco cotizando en mínimos de 2003 y a un PER (veces que se recoge el beneficio en el precio de la acción) inferior a 10 veces, algunos inversores comienzan a preguntarse si la empresa podría plantearse aumentarla. Este mismo año, Francisco José Riberas, consejero de la firma y presidente de Gestamp, ha comprado 2,5 millones de acciones a un precio de entre 8,3 y 8,22 euros por acción, un 11 y un 10% por encima del cierre del martes.

Más de 3.500 millones de beneficio

El próximo 22 de febrero la compañía presentará sus cuentas del cuarto trimestre y los expertos esperan que haya cerrado el año con un beneficio de 3.500 millones de euros, casi un 50% más que en 2016, si bien estos guarismos estuvieron impactados en casi 1.300 millones por gastos de reestructuración. De cara a los próximos dos años se espera un aumento del resultado neto del 18%, hasta rozar los 4.200 millones de euros en 2019.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales