Ir a la edición completa
elEconomista.es
Sábado, 23 de Junio de 2018 Actualizado a las 19:42

Ilunion 'fuerza' a Adif a repetir el concurso de seguridad por darlo a dedo

9:33 - 14/06/2018
adif.jpg

A Adif se le ha atragantado el contrato de los servicios de seguridad y vigilancia de las estaciones de tren. El gestor ferroviario está obligado a repetir el concurso "de forma inminente" después de que el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TACRC) lo suspendiera el pasado mes de abril por haberse adjudicado "mediante un proceso negociado y sin publicidad", es decir, a dedo.

 El organismo ha estimado así el recurso presentado por Ilunion el pasado mes de marzo, cuando ya se había formalizado la contratación de los servicios, al considerar que Adif había modificado "de forma sustancial" los pliegos, lo que le habría obligado a realizar un procedimiento abierto. No en vano, el gestor elevó un 10% el presupuesto del concurso hasta los 49,7 millones al año tras haberlo tenido que declarar desierto en octubre de 2017 por la falta de ofertas.

"Hemos recurrido la fórmula de adjudicación para defender el derecho de Ilunion de poder optar al contrato. Una vez se publiquen los pliegos analizaremos las condiciones para ver si es interesante presentar una oferta", explican a este diario fuentes de la antigua corporación empresarial Once.

Desde Adif explican a este diario que ya están preparando el nuevo concurso, que aprovecharán para actualizar el modelo de prestación de los servicios, "adaptándolo al incremento futuro de las instalaciones y a las actuales condiciones del mercado" en cuanto al precio.

Dos años de proceso

Así, el gestor presidido por Juan Bravo tendrá que iniciar por cuarta vez el procedimiento para adjudicar los servicios de vigilancia y seguridad, un proceso que abrió en 2016 y que ha tenido múltiples problemas. En un primer momento, Adif desistió del concurso porque los pliegos de uno de los seis lotes contenían errores.

Tras subsanarlos, el gestor volvió a licitar el contrato mediante un procedimiento restringido, que limita el acceso de las empresas al mismo en función de una serie de criterios de solvencia que se hacen públicos y que no permite negociar las condiciones.

Como ya se ha apuntado, el proceso fue declarado desierto por la falta de ofertas, por lo que el gestor decidió relicitarlo de urgencia mediante un proceso negociado y sin publicidad que implica que la empresa adjudicataria solicitará un mínimo tres ofertas a firmas diferentes para negociar las condiciones del contrato, lo que impide que se pueda presentar quien quiera. Adif pidió ofertas a cuatro empresas y finalmente ganaron Eulen, Securitas y Prosegur.

Las empresas y administraciones públicas tienen derecho a aplicar este tipo de procesos sin publicidad en contratos de baja cuantía, cuando se dan circunstancias de urgencia o cuando se han declarado desiertos siempre y cuando no se produzcan modificaciones sustanciales. Y ahí es justo donde chocan Ilunion, el TACRC y Adif.

La primera defiende que se dan las circunstancias mientras que el tribunal e Ilunion señalan que el alza no se justifica, ya que no es "una simple actualización de los precios" y que no existe urgencia. En este punto, Adif asegura que los subió para adecuarse a las nuevas condiciones del sector tras la crisis de Eulen en El Prat y que Ilunion no podía recurrir.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales