Ir a la edición completa
elEconomista.es
Sábado, 18 de Agosto de 2018 Actualizado a las 20:21

Ocho errores que los responsables de contratar trabajadores están cansados de ver

8:22 - 13/02/2018
entrevista-trabajo-casting-escritorio-770-dreamstime.jpg

Un reclutador o un responsable de recursos humanos pueden ver miles de currículums cada año y realizar cientos de entrevistas de trabajo. Y admiten que están cansados de ver los mismos errores una y otra vez.

Ser conscientes de los fallos más habituales que se cometen durante el proceso de búsqueda de empleo y ser capaces de evitarlos pueden suponer una importante ventaja frente al resto de candidatos. The Washington Post ha consultado a varios responsables de contrataciones y recoge cuáles son algunos de esos errores más frecuentes.

1. Mentir en el CV

En un mundo hiperconectado, ocultar una mentira es muy complicado. "Puedo darle a un candidato una segunda oportunidad, o perdonar un error, siempre que sean honestos, pero una mentira supone un NO automático", explica en responsable de recursos humanos, en declaraciones a The Washington Post. Una de las mentiras más frecuentes que encuentran tiene que ver como los candidatos que dicen que tienen trabajo cuando en realidad están en el paro. "Recibo a mucha gente que no quiere admitir que está desempleada", asegura el experto. "Y se puede descubrir rápidamente que no está trabajando", advierte.

2. Errores en redes sociales

Una publicación en redes sociales puede suponer el despido de un trabajo o la no contratación en otro. Ahora en una simple búsqueda en internet se pueden ver las publicaciones de cualquier persona que no tenga cuidado con su actividad en redes sociales. "Encontramos un candidato que había publicado una serie de contenidos durante una reunión en los que decía que era aburrida, y que no había nadie lo suficientemente inteligente en la misma para darse cuenta de que no estaba prestando atención a la reunión", recuerda el experto en contrataciones. "Si no lo hubiera publicado, al menos podía haber logrado una entrevista en nuestra empresa".

3. No preparar la entrevista

Algunos candidatos no se preparan las entrevistas de trabajo. "Ni siquiera traen preparadas buenas preguntas para hacerle al entrevistador, que demuestren curiosidad o interés", advierte un directivo de Washington. "O hacen preguntas muy superficiales, que demuestran que no han investigado la empresa ni mínimamente". "No preguntes a qué se dedica la empresa, deberías saberlo. Eso demuestra que no tienes ni idea del puesto para el que te están entrevistando", concluye.

4. No tomar notas

Una entrevista no sirve solo para que la empresa conozca al candidato, sino que también es una oportunidad para saber más de la compañía y su cultura. "La mitad de los solicitantes de empleo llegan a la entrevista sin nada en lo que escribir y sin nada con lo que escribir", apunta otro reclutador. "No toman notas, piensan que no tienen nada que aprender", sentencia.

5. No callarse

Hablar demasiado en una entrevista de trabajo puede ser negativo. "Hay gente que necesita 10 minutos para responder una pregunta que se podría contestar en menos de un minuto", advierte otro gerente. "Hablan tanto que hay que interrumpirles para hacer la siguiente pregunta".

6. Ser un sabiondo

"Algunos candidatos se tienen en tan alta estima que piensan que están listos para renovar toda la empresa, antes incluso de tener un escritorio", advierte otro responsable de contrataciones. "Se nota en la entrevista que ya han decidido que todo lo que hace la empresa está mal, sacando la pistola y viendo lo que harían para arreglarlo", concluye.

7. Falta de humildad

Muy vinculado al anterior error, muchos candidatos no admiten ningún error en el trabajo. "Les pregunto a los candidatos cuál es el mayor error que han cometido en el trabajo y qué han aprendido de él y son incapaces de decir ninguno", critica un responsable de RRHH.

8. No enviar una nota de agradecimiento

Una entrevista de trabajo no finaliza hasta no enviar una nota de agradecimiento a las personas implicadas. Este pequeño gesto puede suponer una diferenciación clave frente al resto de candidatos. "Doscientas personas solicitaron mi trabajo. Hubo 10 entrevistas telefónicas. Seis elegidos tuvieron una entrevista en persona. Cuatro tuvieron una segunda entrevista y llamadas en busca de referencias. De esos cuatro, yo fui el único que envió una nota de agradecimiento", explica un trabajador sobre su proceso de contratación.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales