Ir a la edición completa
elEconomista.es
Viernes, 19 de Octubre de 2018 Actualizado a las 14:14

¿Quiere una subida de sueldo de 18.000 euros? La expatriación, una forma de crecer profesionalmente

7:25 - 12/10/2018
billetes-fajo-mano-istock-770.jpg

Irse a vivir al extranjero por empleo eleva la media de los sueldos del trabajador expatriado en 21.000 dólares al año (18.100 euros). Los empleados expatriados mejor pagados se encuentran en Suiza, Estados Unidos y Hong Kong. Por el contrario, un extranjero que quiera venir a España por trabajo va a encontrar unas condiciones económicas poco atractivas, según se desprende de una encuesta del banco HSBC.

El informe refleja que el 45% de los expatriados asegura que su trabajo actual está mejor remunerado a nivel internacional (que en su propio país) y que el 28% cambió de ubicación por lograr un ascenso. En Suiza, el aumento anual de los ingresos de una persona que deja su empleo en su país natal para trabajar allí es de 61.000 dólares anuales (52.600 euros). El salario medio de los expatriados en Suiza es de unos 175.000 euros al año.

En el Expat Explorer anual de HSBC, Singapur encabezó la clasificación de los mejores lugares para vivir y trabajar por cuarto año consecutivo, superando a Nueva Zelanda, Alemania y Canadá. Suiza ocupó el octavo lugar, por el elevado coste de la crianza de los hijos y la dificultad para hacer amigos.

Este indicador en su versión completa analiza los factores económicos (por ejemplo el salario), la experiencia de vida (hacer amigos y ocio) y las facilidades para vivir con una familia (educación, sanidad, coste de la vida...). Estos tres pilares que componen el índice se llaman economía, experiencia y familia.

Mapa de los países donde viven mejor los expatriados

"Singapur ofrece todo lo que un recién expatriado podría querer en uno de los territorios más pequeños del mundo", aseguran desde HSBC.

Suecia, uno de los países con mayor igualdad de género, obtuvo la mejor clasificación para la familia, mientras que Nueva Zelanda, España y Taiwán lideraron la categoría de experiencia.

El caso de España

España ha caído cuatro puestos respecto al ranking de 2017, cuando se encontraba en el décimo primer lugar. Este año ha caído hasta del décimo cuarto puesto. Los puntos débiles de España son el leve incremento salarial que supone venir al país a trabajar, las pocas posibilidades de avanzar en la carrera profesional y el bajo nivel de emprendimiento.

España ocupa el último puesto en lo que se refiere a crecimiento salarial, mientras que tiene la penúltima posición en seguridad laboral (posibilidades de mantener un empleo) y progresión en la carrera profesional.

Por el contrario, España ocupa el primer lugar en calidad de vida y salud, el cuarto en cultura y el quinto en la facilidad para hacer amigos. Todos estos ámbitos se aglutinan dentro del apartado experiencia, en el que España ocupa el segundo lugar de todos los países.

En lo que respecta al apartado familia, España ocupa el cuarto lugar por el bajo coste que supone tener hijos y la calidad de la vida social.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales