Ir a la edición completa
elEconomista.es
Lunes, 20 de Agosto de 2018 Actualizado a las 5:13

España nunca ha tenido los 20 millones de cotizantes que promete el Gobierno

7:12 - 14/03/2018 Actualizado: 13:56 - 14/03/18
Rajoy-Congreso-13sept2017-EFE.jpg

Poco o nada esperaba la oposición de la comparecencia del presidente del Gobierno en el pleno monográfico sobre pensiones que ha tenido hoy lugar en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, Mariano Rajoy hoy sí ha avanzado que los Presupuestos contemplarán una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad y concentrará las ayudas fiscales en el IRPF para pensionistas y familias.

Casi arrastrado por los grupos parlamentarios, y presionado por las multitudinarias movilizaciones de pensionistas en protesta por la revalorización de las prestaciones por la mínima legal del 0,25% por quinto año consecutivo, Mariano Rajoy eligió un modelo de debate que le favorecía sin votación de resoluciones.

Nunca hubo 20 millones de cotizantes

El jefe del Ejecutivo se aferra a la creación de empleo como garantía de la sostenibilidad del Sistema y volverá a fiar una subida adicional de las pensiones a la conquista de los 20 millones de personas trabajando, un nivel de cotizantes que jamás ha alcanzado la Seguridad Social, en sus más de treinta años de historia.

Y es que hay que remontarse a los albores de la crisis, allá por el año 2008, para dar con el máximo de afiliados que ha tenido el Sistema. Entonces, se llegaron a rozar los 19,4 millones de cotizantes, una cifra de la que todavía nos encontramos lejos, con algo más de 18,36 millones de personas cotizando el pasado mes de febrero, según los datos más recientes del Ministerio de Empleo.

Rajoy es consciente de que la Seguridad Social nunca ha llegado a ese nivel de afiliación y, por ello, es cuidadoso en sus palabras cuando se refiere a 20 millones de "ocupados" o de "personas trabajando" en España. Y es que, si en vez de a la información del Departamento que dirige Fátima Báñez nos atenemos a la que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), la cosa cambia. De acuerdo con la Encuesta de Población Activa (EPA), nuestro país llegó a disponer de más de 20 millones de ocupados entre el tercer trimestre de 2006 y el cuarto trimestre de 2008. El mercado laboral apenas logró mantener ese nivel durante dos años y medio, en los que, además, el Producto Interior Bruto (PIB) llegó a crecer a tasas anuales superiores al 4%.

EPA aparte, mientras Rajoy adelanta la reconquista de los 20 millones de ocupados a 2019, los expertos advierten, en base a las previsiones de aumento de la afiliación, de que no llegaremos a esa meta hasta, como pronto, finales de 2020.

"Como muy pronto, la Seguridad Social tendría 20 millones de cotizantes en 2020, suponiendo que el ritmo de incremento de la afiliación es a razón de 600.000 por año. Estamos en 18.300.000, con lo cual habría que esperar a finales de 2020 para ver una cifra que se aproxime", augura el economista Javier Santacruz.

La calidad del empleo, clave

Pero más allá de lo inédito de la cifra, los 20 millones de personas cotizando a la Seguridad Social, de por sí, tampoco garantizan la sostenibilidad del Sistema, pues "incluso aunque el número de afiliados es importante, más importante es la base por la que cotizan y los ingresos que generan por cotizaciones, tanto lo que aporta el trabajador como la empresa", valora Santacruz, quien recuerda que "en este punto importa, y mucho, el tipo de contrato, las horas trabajadas, el sueldo y las posibles bonificaciones o reducciones de cuotas a las que pueda estar acogida la empresa".

En este sentido, la Unión Sindical Obrera (USO) presentó este martes un revelador informe sobre pensiones que refleja que, pese a la recuperación de la afiliación, hemos perdido cerca de 4.000 millones de horas trabajadas al año con respecto a 2008, al mismo tiempo que el coste de la hora efectiva de trabajo se ha reducido de 125,2 hasta 122 euros.

La clave está en la solidaridad entre generaciones, columna vertebral del sistema de pensiones español, que se rige por el principio de reparto que implica que las cotizaciones de los trabajadores en activo financian las pensiones de los jubilados. Este equilibrio, con datos de cierre de 2017, se sitúa en 2,23 afiliados por pensionista, frente a los 2,7 que había hace una década.

Pero la situación pinta ahora peor, porque más que en la relación entre contribuyentes y beneficiarios, el problema está en que el déficit es hoy más elevado que en aquellos años, porque las bases de cotización crecen menos que las pensiones, y esto provoca un importante desfase de cuantías.

Para Santacruz, se necesita un crecimiento anual acumulativo de los ingresos de la Seguridad Social del 6,27% hasta 2020 para cubrir el déficit actual de la caja (cerca de 19.000 millones de euros) y generar ingresos suficientes que absorban el incremento del gasto en pensiones, las cuales, al ritmo actual (con alzas anuales del 3,5%) se situarán en 160.000 millones en 2020. Ahora mismo, los ingresos por cotizaciones en liquidación presupuestaria crecen al 5,5% y "dudo que con 20 millones de cotizantes, aunque fueran todos indefinidos y a tiempo completo, se pueda conseguir revertir este proceso", pronostica este economista.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales