Ir a la edición completa
elEconomista.es
Sábado, 29 de Abril de 2017 Actualizado a las 7:33

Cardiopatía congénita: qué es y cómo se detecta

10/04/2017 - 10:40
corazon-dreamstime.jpg

Ocho de cada 1.000 nacidos vivos en España sufren una cardiopatía congénita que, en su mayoría, se puede detectar en la etapa prenatal, según expusieron expertos en una jornada organizada por la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica (SECP) celebrada en Madrid a principios de mes. Precisamente para Carme Chacón, fallecida este domingo como consecuencia de esa dolencia con la que convivió toda su vida, las expectativas no fueron muy alentadoras ya desde el nacimiento. Tal y como contó en algunas de las ocasiones que habló sobre su corazón, sus padres fueron advertidos al nacer de que podría no vivir mucho.

La cardiopatía congénita se caracteriza por la presencia de alteraciones estructurales en el corazón debidas a malformaciones durante el periodo embrionario. En una nota informativa de la Asociación Española de Pediatría, la doctora Begoña Manso, del Servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, asegura que "la cardiopatía congénita puede condicionar la calidad de vida de las personas que la padecen y, en el caso de los niños, a su entorno, ya que, en determinados casos, puede exigir un seguimiento médico de por vida".

"La detección en etapa prenatal, ideal"

Existen diversos tipos de cardiopatía congénita, desde las asintomáticas hasta las que requieren diversas intervenciones quirúrgicas. Según esta experta, "incluso las cardiopatías congénitas más severas, adecuadamente tratadas, pueden llegar a vivir durante la edad pediátrica con una capacidad funcional sólo ligeramente inferior a la de los niños de su misma edad sin cardiopatía".

Según explica la Fundación Española del Corazón (FEC) en su web, existen tres grandes grupos que engloban las más de 50 variedades de esta dolencia del corazón:

-Las que producen cortocircuitos izquierda-derecha (paso de sangre de la circulación sistémica a la pulmonar), entre las que se encuentran las comunicaciones interventriculares y comunicaciones interauriculares. También se incluye en este grupo el ductus arterioso persistente y el foramen oval permeable.

-Las que producen obstrucción al flujo sanguíneo, entre las que destaca la coartación aórtica.

-Las cardiopatías congénitas cianógenas, en las cuales el flujo sanguíneo anormal va desde la circulación pulmonar a la sistémica, pasando sangre no oxigenada adecuadamente a los tejidos, provocando lo que se conoce como cianosis (por el color amoratado de labios y lecho ungueal). Las más conocidas son la tetralogía de Fallot y la transposición de grandes vasos (que puede verse en otro apartado).

La mayoría de los casos son detectados en estudios rutinarios realizados antes del parto. En opinión de la doctora Manso, "la detección en etapa prenatal es lo ideal, sin embargo no siempre es así. Existen algunas pistas que nos pueden llevar a pensar que nos encontramos frente a una patología de este tipo, síntomas leves como soplos en el corazón o problemas alimenticios y de crecimiento, que permiten a los especialistas detectar y controlar la enfermedad en un niño no diagnosticado en su etapa fetal".

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales